Enterrada en la arena durante más de 1000 años, esta es la antigua ciudad fantasma romana

Pocos restos antiguos en todo el mundo se han mantenido en tan buenas condiciones como la ciudad romana de Timgad.

Perdida en el desierto de Argelia, el antiguo puesto de avanzada del Imperio Romano, Timgad es una de las ciudades abandonadas más impresionantes del mundo. Poco conocido en comparación con Pompeya, Timgad o Thamugadi, sigue siendo uno de los ejemplos mejor conservados del urbanismo romano en el mundo.



Cronología de descubrimientos y excavaciones en la ciudad fantasma romana

Timgad fue descubierto por primera vez en el siglo XVIII por el explorador británico James Bruce. En Gran Bretaña, sin embargo, la noticia del hallazgo fue recibida con escepticismo: simplemente no se le creyó a Bruce. Una excavación completa comenzó más de 100 años después y terminó en la década de 1950.

Es fácil imaginar la emoción de James Bruce, quien tropezó con las ruinas en 1765. Bruce se convirtió en el primer europeo en visitar Timgad en varios cientos de años. Llamó a la ciudad, entonces casi completamente escondida en el desierto, «pequeña, pero llena de edificios elegantes».

James y sus compañeros limpiaron a mano varias estatuas del emperador Antoninus Pium. En 1765 aún no se había inventado la fotografía y los viajeros no podían llevarse las esculturas, por lo que las volvieron a enterrar en la arena.

Cuando Bruce regresó al Reino Unido, sus historias no fueron tomadas en cuenta y nadie buscó a Timgad. Ofendido por el sesgo hacia su historia, Bruce pronto se retiró, y nadie se interesó en la misteriosa ciudad durante otros cien años.
La investigación de Bruce fue continuada por el diplomático británico Lambert Playfer, quien, inspirado en los diarios del científico, que describían en detalle los hallazgos en Timgad, fue a estudiar este lugar. En 1881, el control de la región pasó a Francia, cuando finalmente se iniciaron excavaciones a gran escala. Continuaron hasta que Argelia obtuvo la independencia en 1959.



¿Cuál fue la verdadera intención detrás de la construcción de Timgad?

Explicado de la manera más sencilla, la expansión romana en el norte de África no se enfrentó sin una feroz oposición por parte de las tribus nómadas locales.

Los romanos fundaron oficialmente Timgad como un asentamiento para soldados retirados del imperio, pero en realidad su objetivo era establecer una mejor conexión con los residentes locales y debilitar su resistencia.

Evidentemente, este fue un plan verdaderamente exitoso, ya que los lugareños se sintieron atraídos por la vida cómoda en la ciudad romana y buscaron formas de ser aceptados en Timgad. Inicialmente, la única forma posible era a través de 25 años de servicio en la Legión Romana. Esta era la única forma de obtener la ciudadanía romana para usted o su familia.

Después de varias generaciones, su población creció a 10 mil personas y consistió en romanos, africanos y bereberes. Otorgar la ciudadanía romana a los residentes de otros países fue una estrategia deliberada del imperio. Los romanos sabían que era mejor dejar entrar a la gente que dejarla fuera. A cambio de lealtad.




Muchos de los edificios que alguna vez estuvieron en esta maravillosa ciudad han permanecido intactos hasta el día de hoy. Las excavaciones han encontrado maravillosos mosaicos en varios lugares, un total de 14 baños, un arco triunfal de arenisca de 12 metros, un teatro de 3.500 asientos, una basílica ricamente decorada e incluso una rara biblioteca pública romana del siglo II.





¿Cómo se convirtió una próspera ciudad romana antigua en un pueblo fantasma?

La ciudad romana de Timgad comenzó a florecer poco después de que fuera fundada por el emperador Trajano. De una ciudad construida para héroes de guerra y veteranos, se convirtió en uno de los principales puntos comerciales del Imperio, así como en una fuente de bienes importantes como cereales, vino y aceite de oliva.

Las únicas personas cuya vida no fue buena fueron los agricultores locales que, lamentablemente, no fueron bien pagados por su producción. Junto a los excesivos impuestos, en algún momento, los obligó a rebelarse contra las autoridades. Esto inició una serie de guerras civiles y conflictos religiosos.

Mas las interminables invasiones bárbaras que debilitaron la influencia romana en la región y lo que sucedio en el siglo VI cuando los árabes incendiaron la ciudad y la dejaron en el olvido durante un milenio.

«¡ASÍ ES LA VIDA!»

Los arqueólogos que excavaron los restos de Timgad quedaron asombrados por una inscripción en latín que encontraron en el foro. Dice: “Cazar, bañarse, jugar y reír. ¡Así es la vida! Un historiador francés dijo que esto “da testimonio de una filosofía que puede estar desprovista de ambición, pero algunos la tomarían como el secreto de la sabiduría” .

De hecho, los romanos vivieron así durante muchos años. El apóstol San Pablo en el siglo I habló de personas cuya filosofía de vida era «Comamos y bebamos, que mañana moriremos». Aunque eran religiosos, los romanos vivían por placer en ese momento, sin pensar mucho en el significado y propósito de la vida.