8 cosas que debe saber sobre los trovants, las ‘piedras vivas’

Piedras que crecen, se multiplican y se mueven.

Hay lugares extraños en todo el mundo. Pero estos lugares hacen de nuestro planeta un lugar tan maravilloso y único . Entre sus muchas rarezas y bellezas, la Tierra tiene piedras vivas. Aunque no están literalmente vivos, hay características geológicas en Europa que tienen la capacidad de crecer y moverse. En realidad, es un fenómeno natural y los ejemplos más famosos se encuentran en Rumanía.

Estas extraordinarias y extrañas rocas parecen casi sacadas de una película de Hollywood; como ejemplo un espisodio de la pelicula Frozen.

Los trovant, las piedras vivas, están hechos de un núcleo de piedra, pero sus capas externas están hechas de una especie de arena, que se forma alrededor del núcleo interno , actuando como una concha. Es su capa exterior la que hace que las piedras crezcan esencialmente. Estas piedras pueden crecer desde unos pocos milímetros, hasta diez metros de diámetro.




Como son tan inusuales, la gente visita Rumanía solo para verlos. Pueden tomar un Trovant, colocarlo en su jardín y verlo crecer. Después de la lluvia, se cree que los trovant comienzan a crecer y multiplicarse. Pero además de su extraña habilidad para multiplicarse, las piedras pueden moverse. Ahora, no me malinterpretes; no crecen pequeños pies y comienzan a correr, como en tal pelicula de fantasia.

Como mencioné en artículos anteriores, las «piedras vivas» están formadas por » acumulaciones de arena altamente porosa y depósitos de arenisca que son cementados por aguas ricas en carbonato de calcio «. Debido a esto, cada vez que llueve, la capa exterior de las piedras absorbe los minerales de la lluvia. El agua de lluvia, junto con ciertos químicos y minerales que ya se encuentran dentro de los trovant, crea una reacción que ejerce presión en su interior. Esta presión que se acumula, hace que la piedra crezca desde el centro hacia afuera, esencialmente haciendo que parezca que la piedra se multiplica y se mueve.




También se dice que algunos trovant en realidad forman filas en forma de raíces e incluso tienen «anillos de envejecimiento» similares a los árboles en su interior. Las piedras vivas de Rumanía son tan populares que puedes encontrarlas en la reserva natural del llamado “ Museo Trovants ” en el pueblo de Costeşti. Aunque los ejemplos más populares se encuentran en Rumania, las “piedras vivas” existen desde hace mucho tiempo en diferentes partes del mundo. Ya se han revelado características «geológicas» similares en países como la República Checa e incluso Rusia, pero no hay duda de que existen ejemplos similares en todo el mundo.

Reanudado, aquí hay ocho cosas que debe saber sobre ellos:

1. Las Piedras Vivas son reales. Aunque los más populares se encuentran en Rumania, se han encontrado características geológicas similares en todo el mundo.

2. Los trovant pueden crecer en tamaño desde unos pocos milímetros hasta unos pocos metros.

3. Los trovant no son uniformes; Vienen en diferentes formas y tamaños.

4. Algunos no pesan más que unos pocos gramos, mientras que hay otros ejemplares que pesan varias toneladas.

5. Las “piedras vivas” están formadas por “acumulaciones de arena altamente porosa y depósitos de arenisca.



6. Algunos han calculado que los Trovant crecen 4,5 centímetros al año; sin embargo, ningún estudio científico ha confirmado su tasa de crecimiento exacta.

7. Los trovant rumanos necesitan agua de lluvia para crecer.

8. Cada vez que llueve, la capa exterior absorbe los minerales de la lluvia, lo que hace que el Trovant «crezca».